Diferencia entre préstamo personal e hipoteca

Continuar
Conocer la diferencia entre préstamo personal e hipoteca es fundamental para que puedas elegir el producto financiero que se adapte perfectamente a tus necesidades. En este post queremos explicarte qué es cada uno de ellos y cuáles son sus diferencias más importantes.

Qué es un préstamo personal

Un prestamo personal es un producto financiero que puedes adquirir en la gran mayoría de entidades financieras. ¿En qué consiste? Básicamente, el banco te cede una cantidad de dinero que deberás devolver en unos determinados plazos y con unos intereses acordados entre ambas partes en un contrato.

También son conocidos como préstamos al consumo, ya que su finalidad principal es la compra de un producto (un coche, un electrodoméstico, etc.). También se suelen emplear para afrontar alguna celebración importante (boda, comunión...), para realizar algún tipo de formación o para viajar. El importe que has de pagar en cada cuota mensual dependerá de la duración del crédito, de los intereses y de la cantidad solicitada.

En los últimos meses, cada vez son más habituales los préstamos online. Su principal ventaja es que te permiten realizar todo el proceso a través de un ordenador o de un teléfono móvil. Además, en apenas 24 o 48 horas, puedes tener tu crédito aprobado y con el dinero camino de tu cuenta bancaria. Solo necesitas una conexión a internet, rellenar un formulario de contacto y demostrar que cuentas con ingresos recurrentes para devolverlo.

Qué es una hipoteca

Un préstamo hipotecario posee unas características diferentes. La entidad financiera te prestará un dinero con una garantía real en caso de impago. Esta puede ser el inmueble que vayas a financiar u otra vivienda o terreno que puedas tener como aval. Además, podrá iniciar un procedimiento judicial en el caso de que no pagues las cuotas adeudadas.

A la hora de solicitar una hipoteca, es necesario llevar a cabo una escritura en el Registro de la Propiedad. Por otro lado, se trata de un tipo de crédito más a medio o largo plazo (el tiempo para devolver el dinero recibido suele oscilar entre los 15 y los 30 años). El tipo de interés puede ser fijo, variable o mixto.

Para dar por finalizada cualquier tipo de hipoteca, no basta solo con devolver la totalidad del importe. También debes acudir al Registro para que conste que ese contrato ya ha acabado. En caso contrario, el procedimiento no se podrá dar por finalizado.

Diferencias

Existen varias diferencias entre estos dos productos financieros. A continuación, te explicamos las más destacables:

  • Garantía: En ambos casos vas a responder con todos tus bienes. Sin embargo, en una hipoteca, la entidad financiera tiene preferencia por delante de otros bancos con los que tengas contratado algún crédito. Esta es una de las razones que explican por qué los intereses son más bajos que en los préstamos personales.
  • Formalización: Los gastos de apertura de un préstamo personal son más bajos que los de una hipoteca. En este sentido, los créditos hipotecarios han de pasar por el notario y por el Registro de la Propiedad. Además, se debe pagar el impuesto sobre actos jurídicos documentados.
  • Los productos financiados: El fin de estos dos sistemas también es distinto. Por lo general, un préstamo personal lo utilizarás para comprar aquellos bienes o servicios que no puedes pagar al contado. En cambio, las hipotecas se centran más en la adquisición de un inmueble.

En definitiva, tener clara la diferencia entre un préstamo personal y una hipoteca te permitirá entender cuáles son tus necesidades en cada momento. Ponte en contacto con nosotros y encuentra el crédito que mejor se ajuste a tus intereses. ¡Podemos ayudarte!

Continuar