¿Es posible reunificar deudas si no tienes hipoteca?

Continuar
La reunificación de deudas es una operación financiera que puedes llevar a cabo si reúnes las condiciones necesarias que te solicita la entidad financiera. No es necesario estrictamente que uno de ellos sea una hipoteca. Con esto consigues unificar todos los créditos pendientes en uno solo con una única cuota mensual.

Reunificar deudas sin hipoteca

Una de las principales ventajas que puedes conseguir al reunificar préstamos no es otra que la de conseguir pagar una mensualidad inferior a la que estabas pagando con diferentes prestamistas. Al mismo tiempo, obtienes un mayor margen de tiempo para devolver todo el dinero prestado e incluso bajar el tipo de interés.

Dependiendo de la entidad financiera en la que quieras reunificar deudas, tendrás que presentar una serie de requisitos u otros. Sin embargo, hay algunos que son comunes, independientemente del prestamista. Los principales son los siguientes:

  • Ingresos mensuales recurrentes: Ninguna entidad financiera querrá reunificar cualquier tipo de crédito si no eres capaz de demostrar que puedes ser solvente asegurando ingresos mensuales de forma constante.
  • No tener ningún pago pendiente con otro prestamista: A la hora de reunificar una deuda, será necesario haber completado todo el capital pendiente de pago antes de centrarte en tu nuevo prestamista.
  • No estar inscrito en ningún fichero de morosidad: Estar en ASNEF o RAI, entre otros, te restará puntos a la hora de solicitar una reunificación de préstamos.
  • Posibilidad de aval: Aunque puede ser algo secundario, tendrás más opciones de conseguir un crédito si cuentas con alguien que pueda avalarte en el caso de no poder pagar.
  • Seguro de vida: Contratar un producto que pueda proteger la operación que vayas a llevar a cabo para la reunificación de créditos también sumará puntos.

Préstamos para reunificar deudas

Si necesitas préstamos para pagar deudas será necesario llevar a cabo una reunificación. Al igual que ocurre con los requisitos, cada entidad financiera ofrecerá sus propias condiciones, pero en general existen gastos que deberás tener en cuenta de forma común.

Las comisiones de apertura de reunificar créditos pendientes sin hipoteca constan de una comisión de apertura de entre el uno y el tres por ciento, incluyendo los gastos de estudio, solicitud y apertura del nuevo préstamo. Al mismo tiempo, debes tener claro si te interesa amortizar capital o bien llevar a cabo una cancelación anticipada. Algunos prestamistas pueden incluir una penalización en el contrato de la nueva hipoteca.

A la hora de buscar ayuda para reunificar deudas, deberás presentar tus justificantes de ingresos en forma de nómina o contrato, así como tu DNI o NIE y los últimos recibos de los préstamos pagados.

Como conclusión, la reunificación de deudas puede ser realmente ventajosa para tus intereses, tanto a corto como a largo plazo, consiguiendo mejores condiciones crediticias.

Continuar