Seguros de crédito: secretos para reclamarlos con motivo de la COVID-19

Continuar
Los seguros de crédito demuestran su utilidad en situaciones de crisis. La realidad impuesta por la COVID-19 ha terminado por afectar a la economía, lo que hace que los impagos sean más habituales. A la hora de solicitar un préstamo, existen diferentes protecciones que afectan a las dos partes involucradas. ¿En qué consiste este seguro?

El seguro de crédito protege a las empresas frente a la pandemia

Un seguro de crédito tiene como objetivo proteger frente al impago de un deudor. En situaciones como la actual, en la que la economía entra en crisis, es habitual que algunas deudas no se paguen. Las personas dejan de tener suficiente dinero para afrontar sus cargas, lo que lleva a que se produzcan los impagos. La aseguradora se encarga de indemnizar al afectado con una cantidad acordada previamente.

Este seguro se pone en marcha si se dejan de pagar las cuotas o en caso de que el deudor se declare insolvente. Si te preguntas cómo contribuye a la sostenibilidad de las empresas, la respuesta es sencilla. Estas organizaciones van a tener que hacer frente a numerosos impagos. Desde los proveedores hasta los clientes, cualquiera de ellos puede atravesar una mala situación en estos momentos, lo que les llevará a dejar de abonar sus deudas.

Al fin y al cabo, una crisis económica, como la causada por la pandemia, supone una reducción considerable de la riqueza. Esto va a implicar que las prioridades se tengan que reestructurar y lo que antes podía pagarse con holgura ahora resulta impensable. Por tanto, has de prepararte y prever que estas situaciones se van a dar (incluso en momentos en los que la economía está a pleno rendimiento).

¿Qué ventajas te ofrecen?

La principal ventaja que te proporcionan es la protección frente al impago de un crédito. Se amortigua esta situación y los efectos negativos que tendría para una empresa. Piensa que el dinero que ha prestado nunca va a devolverse, lo que supone una pérdida monetaria que puede ser seria.

Además, los riesgos se ven disminuidos. Este es un beneficio que presentan los seguros, en general. La empresa estaría cubierta frente a los impagos, que pasan a convertirse en unos elementos presupuestables. De esta forma, la confianza en que se devolverá, por ejemplo, un crédito rápido aumenta y la incertidumbre se reduce.

Por último, al contratar este tipo de seguros, las empresas se ponen en manos de expertos que pueden asesorarles para encontrar el mejor producto posible. Estarían externalizando la gestión del riesgo.

En definitiva, los seguros de crédito demuestran su utilidad en tiempos de pandemia. Ante un posible aluvión de impagos, se podrán suavizar las consecuencias negativas. Gracias a ellos no estará todo perdido, lo que impedirá que la empresa prestamista acabe por quebrar.

Continuar