¿Cuántas viviendas hipotecadas hay en España?

Continuar
España es un país en el que la hipoteca está muy presente, siendo una parte fundamental de nuestra cultura inmobiliaria. Es posible que tengas una hipoteca contratada o seguro que conoces a alguien que está en esa tesitura para poder tener una casa donde residir. No te preocupes, porque es algo normal, puesto que las viviendas hipotecadas son una clara seña de identidad de nuestro país.

Viviendas hipotecadas en España

Hasta hace unos años, la evolución del mercado hipotecario en España estaba claramente al alza, aunque este crecimiento ya es no tan alto debido a factores económicos, sociales y culturales. De este modo, ¿podemos decir que ha bajado el número de hipotecas en España? Pues sí, porque muchas personas no quieren pensar en cifras tan altas y prefieren optar por las viviendas de alquiler.

No obstante, aquí llega la dicotomía que con el alquiler estarás pagando algo que nunca será tuyo, lo que ha llevado a que surjan nuevas alternativas de crédito para optar a las clásicas hipotecas. Estas alternativas te dan la posibilidad de optar a esas cifras tan elevadas con un tipo de interés más bajo para poder pagar ambos préstamos.

Tipos de interés: fijo o variable

Según el Instituto Nacional de Estadística, a final del año 2020 había un total de 26 128 viviendas hipotecadas con un importe medio de 135 658 euros y un tipo de interés medio del 2,47 %. Es decir, la variación anual de viviendas fue de 14,8 puntos negativos, mientras que el tipo de interés medio bajó en 1,6 puntos.

En cuanto al tipo de interés, se ha producido un crecimiento del tipo fijo y un decrecimiento del tipo variable hasta el punto de que los dos están a partes iguales en las hipotecas actuales. Para entender esta igualación, debes saber que el tipo fijo se daba en el 3,4 % de las hipotecas y el tipo variable en el 96,6 % de los préstamos hipotecarios en mayo de 2009.

Préstamos personales para pagar la hipoteca

Ante esta situación, volvemos a resaltar la opción de los préstamos personales, los cuales surgen ante la necesidad de tener liquidez para algunas personas. Estos créditos rápidos están pensados para que los solicitantes de una hipoteca puedan saldar su deuda con el banco de una forma más rápida, al mismo tiempo que combinan ese pago con otros gastos a los que tengan que hacer frente.

Con todo, vemos que el panorama bancario ha cambiado en los últimos 15 años, sobre todo con la crisis económica de principios de siglo y la crisis sanitaria derivada del coronavirus. De este modo, estas opciones de financiación te van a permitir acceder a esos préstamos tan altos y así tener viviendas hipotecadas que lleguen a ser propiedades en el futuro.

Continuar