¿Qué hacer y a quién recurrir cuando necesitas un préstamo rápido?

Continuar
Hay ocasiones en las que todos necesitamos pedir un préstamo rápido. Cualquier imprevisto en un momento delicado, necesitar dinero para unos estudios, un gasto que no esperábamos o estar saturados y necesitar tener cierta solvencia para invertir en un cambio son cosas que suceden a todos. Pero, ¿cómo puedes pedir un préstamo rápido?

¿Cómo y a quién pedir un préstamo rápido?

Los préstamos rápidos tienen como ventaja principal que se necesitan pocos requisitos para su obtención, por lo que solicitarlos es sencillo. Podrá pedirlo cualquier persona que sea mayor de 18 años y tenga unos ingresos más o menos periódicos. Estos no tienen que proceder de una nómina, pueden ser de una beca, de una pensión, etc. Por lo demás, ¡solo necesitas un email y una cuenta bancaria!

1. Ten preparada la acreditación de los requisitos necesarios

Ya sabes cuáles son los requisitos necesarios para este tipo de préstamos. Por ello, si de verdad quieres que te concedan el dinero de forma rápida, te recomendamos tener a mano todo lo que vas a precisar. En primer lugar, el DNI escaneado para demostrar tu edad. También tener creado previamente el correo electrónico a través del cual te vas a comunicar y vas a enviar el papeleo, así como la cuenta bancaria en la que recibirás el dinero y se te cobrará posteriormente. Finalmente, ten a mano y digitalizados los papeles que demuestren tus ingresos regulares.

2. Calcula correctamente cuánto necesitas en tu préstamo rápido

A la hora de pedir un préstamo rápido, otra recomendación fundamental es que hayas realizado por ti mismo un estudio previo de cuánto necesitas exactamente. Así, ni te quedarás corto ni tampoco solicitarás más de lo que precisas a la entidad prestamista.

3. Sé realista con el tiempo que necesitas para devolverlo

Un último consejo que queremos darte para pedir préstamos rápidos es que seas realista con el tiempo de devolución que vas a indicar en la web. Si bien es cierto que los intereses se calculan teniéndolo en cuenta, no es conveniente poner menos de lo que realmente necesitamos. Porque, si después no lo pagamos, se aplicarán intereses de demora y acabará saliendo más caro. Además, en caso de que necesites más tiempo, no lo dejes pasar, pide abiertamente una ampliación del plazo. Si al final puedes pagar antes, tendrás la opción de amortizar el préstamo y ahorrarte los intereses, así que no te preocupes por lo de pasarte con el tiempo de devolución.

En definitiva, un préstamo rápido es una cantidad que puedes solicitar para mejorar tu economía y basta cumplir muy pocos requisitos. Si calculas adecuadamente la cantidad que necesitas y el tiempo en el que lo vas a devolver, puede ser una solución muy buena para tu solvencia. En Younited Credit te lo ponemos muy fácil. ¡Consúltanos!

Continuar