Renting o Compra de Coche ¿qué es mejor?

Continuar
Si estás pensando cambiar de coche o adquirir por primera vez uno, se te abren varios dilemas que, tal vez, te empujen a posponer tu decisión. De un lado, las largas esperas por la falta de piezas, que se producen hasta que consigues que te entreguen el modelo elegido, te producen inquietud. ¿Y si el vehículo, una vez adquirido, se avería y necesita una de esas piezas que tanto tardan?

Por otra parte, te surgen dudas respecto al tipo de carburante que debe poseer tu nuevo coche. La legislación al respecto es cambiante e incierta. Incluso, hay multitud de ayuntamientos que han fijado una fecha para prohibir la circulación de vehículos que usen determinados tipos de gasóleos por sus cascos urbanos en un plazo corto de tiempo. Las alternativas más limpias aún no ofrecen las prestaciones que necesitas y son muy caras. Te contamos qué hacer.

¿Qué es el renting?

Desde 2015, el renting se ha convertido en la mejor opción para muchos consumidores que no terminan de ver clara la compra de un vehículo. Se trata de un contrato de alquiler a medio plazo, generalmente de cuatro años, mediante el cual una empresa del sector pone a disposición de un cliente un automóvil a cambio de una cuota fija.

El renting de coches incluye, además de la disponibilidad de un vehículo nuevo, el seguro, el mantenimiento y todas las revisiones necesarias para garantizar su buen estado.

Por su parte, el arrendatario es el encargado de cubrir los gastos de combustible, las multas, la limpieza y las consecuencias por realizar un mal uso del coche.

Ventajas del renting

Las ventajas de este sistema son numerosas:

  1. Las ofertas que proponen las empresas del sector son diversas y se adaptan a todos los bolsillos. Suele haber disponibles coches de diferentes gamas.
  2. Pagas una cuota mensual fija que te ayuda a cuadrar tu presupuesto mensual. No necesitas ahorrar el dinero de una entrada o el desembolso de la última cuota.
  3. Están incluidos los gastos de mantenimiento. Eso quiere decir que, en caso de avería y tenerlo que llevar a un taller, los gastos derivados están incluidos en las cuotas.
  4. No tienes que contratar un seguro. Este gasto también queda incluido con las cuotas.
  5. Puedes conducir, en todo momento, un coche nuevo. Muchas compañías te ofrecen cambiar de coche cuando finaliza el contrato.
  6. Los coches de renting, además de nuevos, suelen incluir los más modernos sistemas de seguridad.
  7. La mayoría de empresas de renting apuestan por coches ecológicos y eficientes, de modo que te resultarán más baratos tus desplazamientos y contribuirás a disminuir la huella de carbono.

Ventajas de la compra de coche

En el caso de los particulares, comprar un coche entraña varias ventajas sobre el renting. Así, este solo está recomendado si se piensa en su uso durante un tiempo medio, entre cuatro y seis años. Recurrir al renting durante más tiempo ya no es tan beneficioso económicamente. Además, ya no dispondrás de un coche nuevo y el vehículo, bajo ninguna circunstancia, será tuyo.

Al comprar tu coche tampoco tienes un límite de kilometraje anual, algo que sí ocurre con el renting. Normalmente, el límite está establecido en 15 000 kilómetros, por lo que si te gusta viajar y hacer kilómetros es mejor que te compres un vehículo. Por otro lado, podrás elegir el taller de tu confianza y no el impuesto por la empresa de alquiler.

Respecto a la entrada o a la financiación de su adquisición, hoy día hay créditos muy ventajosos, como el nuestro de Younited Credit, que los puedes tramitar íntegramente online y no disponen de letra pequeña.

En definitiva, sin ser una mala opción el renting, analiza si cubre todas tus necesidades, porque, en lo que concierne a su financiación, existen créditos muy cómodos y asumibles.

Continuar