¿Sabes en qué te tienes que fijar para calcular los intereses que pagarás por un préstamo?

Continuar
Calcular la tasa de interés de un préstamo es sencillo. Sin embargo, la información obtenida es compleja. Gracias a estos análisis, obtendrás las claves que te permitirán asegurarte la decisión: ¿es un buen momento para que solicites un préstamo?, ¿cuántos intereses pagarás por él? Cualquiera de estas preguntas deberían ser resueltas de forma clara antes de que inicies los trámites para solicitar un crédito. ¡Sigue leyendo para enterarte de los cálculos de intereses que necesitas hacer antes de pedir préstamos!

Cómo puedes calcular la tasa de interés de un préstamo

Los créditos o préstamos son beneficiosos, pero tienes que tener en cuenta el interés que pagas por disfrutarlos. Para saber si te compensa o no solicitar un préstamo, lo mejor es que calcules el porcentaje de intereses y en cuántos euros se traduce su cuantía. Hay tres valores que tienes que tener presentes para llevar a cabo este cálculo: tasa de interés acordado con tu banco, importe del préstamo al que asciende lo que necesitas y plazo para devolver el dinero y completar así el pago.

Fórmula para el cálculo de préstamos

La fórmula de un préstamo personal es: I = C x i x t. Es decir, lo que necesitas para calcular es saber el interés simple y sin modificaciones del préstamo que has acordado (I). Teniendo en cuenta este valor, vas a proceder al cálculo, multiplicándolo por el importe inicial (C) del préstamo (es decir, el dinero que necesitabas) y multiplicando otra vez por la tasa de interés (i) y por la cantidad de períodos (t) o cuotas que vas a tener que pagar para completar la devolución. Estas tres multiplicaciones te ofrecen el valor de I.

Qué debes tener en cuenta al pedir un préstamo personal

Aunque la fórmula es útil, hay conceptos básicos que tienes que tener en cuenta antes de solicitar préstamos personales. Por ejemplo, si la cantidad de interés no varía porque es de tipo fijo, cada vez vas a pagar menos interés y a amortizar más dinero de tu deuda. Es decir, el tanto por ciento de interés corresponde siempre al dinero que sigues debiendo. Por lo tanto, se aplica en cada pago a menos euros. Esto explica que la primera cuota siempre sea la que te sale más cara: es donde pagas mayores intereses.

En conclusión, calcular la tasa de interés para un préstamo te puede resultar de mucha utilidad. Además de ayudarte a conocer la realidad de tu dinero, también te permite pensar sobre si te puedes permitir o no un préstamo personal. Ten en cuenta que, si lo escoges con interés fijo, cada vez vas a afrontar más amortización de deuda en cada pago y esto aligerará tu preocupación. También puedes mirar otras opciones, como amortización total y parcial una vez al año, etc. ¡Consulta a expertos antes de pedir préstamos!

Continuar