Consejos prácticos para financiar una moto

Continuar
El hecho de financiar una moto puede deberse a varios motivos. Quizá no dispongas del dinero suficiente para pagarla al contado. Pero también puede ser que no te interese desprenderte de un capital tan importante. En cualquier caso, antes de pedir un préstamo para comprarla, debes tener en cuenta varios factores.

¿Qué aspectos debes tener en cuenta para financiar una moto?

La manera más rápida de comprar a plazos una moto es mediante un préstamo personal o un crédito. Pero este no debe suponerte una limitación económica. Por eso, debes tener en cuenta los siguientes aspectos.

1. Fija el importe del préstamo

Es mejor que pagues al contado una parte de tu nueva moto y financies el importe restante. Por ejemplo, estaría bien un 20 % de su precio. De esta forma, el crédito que pidas será más pequeño. Por tanto, pagarás cuotas más reducidas y también serán menores los intereses y gastos.

2. Elige el tipo de crédito

A la hora de contratar un empréstito para financiar una moto, puedes hacerlo a través de una entidad bancaria o de la propia financiera de la marca del vehículo. Normalmente, la primera ofrece mejores condiciones.

3. Estudia bien las condiciones

También es muy importante que estés familiarizado con los conceptos inherentes a un préstamo personal y que los estudies bien. Fíjate sobre todo en el tipo de interés y en las comisiones de apertura y de cancelación, ya sea esta parcial o total. Es decir, lo que te cobraría la entidad bancaria si pagaras por adelantado una parte del crédito o su totalidad.

Pero, sobre todo, fíjate en la Tasa Anual Equivalente (TAE) pues en ella verás el coste total de tu préstamo, ya que esta figura incluye justamente los intereses y las comisiones.

4. Haz tus cálculos

Una vez la entidad financiera te haya presentado su oferta, realiza tus cálculos. Es la forma de no endeudarte demasiado. A partir de tus ingresos, determina la cuota que podrías pagar mensualmente sin esfuerzo. No tiene sentido que comprometas el 50 % de tu sueldo para pagarla porque tendrías que renunciar a otras cosas. Del mismo modo, tampoco lo tiene que solo dediques el 10 %, ya que podrías abonar más sin problemas.

Para calcular la cuota ideal, puedes jugar con la extensión temporal del crédito. Cuanto más amplia sea esta, menos importe será el de la cuota. Por ejemplo, es diferente solicitar 3000 euros a 12 meses que a 36 mensualidades. En este segundo caso, lógicamente, la cuota será más baja. No obstante, también pagarás más intereses, por lo que debes buscar un equilibrio.

En conclusión, estos son los principales factores que debes tener en cuenta a la hora de financiar una moto. Estúdialos bien antes de decidirte a hacerlo.

Continuar