Préstamo para Taxi

Continuar
Son muchos los profesionales del volante que piden financiación para mejorar sus vehículos, comenzar una actividad destinada al transporte de viajeros o pagar parte (o toda) la licencia. Un préstamo para un taxi es una de las mejores opciones si lo que deseas es ampliar el negocio. ¿Qué debe tener en cuenta un taxista si desea este tipo de financiación? A continuación, te aportamos todos los detalles.

Precios de un taxi

En la actualidad, todo taxista que desee renovar su vehículo va a tener que realizar un desembolso de entre 15.000 y 20.000 € si lo que quiere es adquirir un coche de gama media, el más común para este tipo de servicios. Hay que tener en cuenta que, tras la adquisición del vehículo, el profesional deberá adecuarlo a los requerimientos de la normativa del taxi que estén vigentes en su municipio o comunidad autónoma.

Así, habrá que invertir en la pintura del coche (si el coche es de otro color y en la localidad los taxis son blancos, el coste de pintarlo tendrá que sumarse), en realizar adaptaciones en su interior para el tráfico de viajeros y, sobre todo, en realizar modificaciones que aporten un valor añadido. Asimismo, si se desea un vehículo para personas con movilidad reducida, se tendrá que realizar una inversión para la instalación de rampas o sillas interiores.

Por otro lado, si estás iniciándote en el mundo del taxi, recuerda que tendrás que pagar por conducir. El precio de las licencias dependen de la ciudad en la que trabajes. En ciudades más pequeñas, el coste de estas puede rondar los 50.000 euros, mientras que en las más grandes del país, como Madrid y Barcelona, la cantidad puede ascender hasta los 200.000 euros. Así, el préstamo es una solución destacada para emprender y convertirte en un profesional del volante.

Por qué financiar un taxi

Tanto si estás comenzando a ser taxista y necesitas financiación como si llevas un tiempo conduciendo un vehículo y deseas renovarlo, recuerda que existen préstamos personalizados que pueden ayudarte a cumplir tu objetivo. Seguro que te preguntarás las razones por las que debes renovar tu vehículo.

Uno de los motivos más esgrimidos por los taxistas es poder competir con otros compañeros con un nuevo modelo. Y es que, como es lógico, un taxi nuevo cotiza al alza, siendo una inversión que todos los profesionales quieren realizar. El viajero preferirá montarse a un vehículo de este tipo y no a otro más antiguo, máxime cuando el desplazamiento en ambos modelos tiene el mismo coste. Así, se hará más caja.

Asimismo, un modelo nuevo reducirá no solo el combustible que consume, sino también el coste de seguro y, especialmente, el dinero que se destina a las reparaciones. Un coche que va sumando kilómetros a lo largo de su vida útil pasa mucho tiempo en el taller, por lo que los costes se disparan. Por otro lado, cada vez más municipios están apostando por restringir la circulación de vehículos contaminantes. Por ello, muchos profesionales quieren financiar un taxi para adquirir un modelo eléctrico o de bajas emisiones para, además de cumplir las nuevas normativas u objetivos, mejorar el medioambiente y dar una buena imagen a los usuarios.
Un préstamo para un taxi, tanto si vas a renovar el vehículo como si estás empezando, es la mejor opción para cumplir tus objetivos profesionales y económicos. Ahorrar en combustible y apostar por modelos eléctricos, por ejemplo, son motivos de peso para pedir capital prestado. El préstamo para taxistas puede personalizarse: puedes elegir el plazo de amortización y las cantidades que desees. En menos de 48 horas tendrás una respuesta.

Continuar